hojas.jpg

Compostaje

Individual, comunitario o industrial

El compost y sus beneficios

¿Qué és el compost?

El compost es el producto de la descomposición biológica y en presencia de oxígeno de diferentes materiales orgánicos. Este proceso de descomposición se denomina compostaje y el compost que se obtiene como resultado del mismo presenta un aspecto terroso, libre de malos olores y de patógenos, y es empleado como abono en diversas aplicaciones.

¿Qué se puede compostar?

Es posible compostar cualquier material orgánico biodegradable, tanto de origen vegetal como animal. A continuación se detallan algunos de los materiales orgánicos biodegradables más comunes presentes en los residuos que producimos en nuestros hogares:

  • Pieles y restos de fruta y verdura.
  • Restos de comida y comida en mal estado.
  • Restos de pan.
  • Huesos y restos de carne.
  • Espinas y restos de pescado.
  • Cáscara de huevo y cáscaras de frutos secos.
  • Posos de café y restos de infusiones.
  • Restos orgánicos originados en la huerta, jardín y zonas verdes.
  • Hojas secas, restos de poda, corteza y restos de madera.

residuos.png

¿Qué ocurre durante el compostaje?

El compostaje es el proceso de descomposición de los restos orgánicos, gracias a la acción de los microorganismos (principalmente, hongos y bacterias), en condiciones de humedad adecuadas y en presencia de oxígeno.

En los restos orgánicos, el carbono, el nitrógeno y otros elementos contenidos en ellos se encuentran en formas complejas, formando parte de numerosas estructuras. Durante el compostaje, los microorganismos son capaces de degradar parte de estas estructuras y transformarlas en compuestos más simples. Gran parte de estos compuestos son nutrientes que, junto con la materia orgánica, forman el compost que se obtiene al final del proceso de compostaje. Al emplear el compost obtenido como abono, los elementos nutritivos que contiene quedan a disposición de las plantas de forma que el uso del compost permite devolverle al suelo su fertilidad.

Debido a la actividad de los microorganismos, durante el proceso de compostaje se desprende calor, lo que permite la higienización del producto final. En un proceso de compostaje doméstico o comunitario, los cambios que experimenta la temperatura durante el proceso permite distinguir tres fases:

Fase inicial

proceso.jpg

La temperatura en el interior del compostador (o de la pila) es similar a la temperatura ambiente. Durante esta etapa, los hongos y bacterias van colonizando paulatinamente los restos orgánicos y comienzan a descomponerlos, haciendo que la temperatura vaya incrementándose paulatinamente.

Fase termófila

La actividad de las bacterias y los hongos se intensifica, de forma que se libera más calor, y la temperatura en el interior del compostador (o pila) aumenta, llegando alrededor de los 60-70ºC. Los materiales van perdiendo su forma y color originales y se van higienizando debido a que las altas temperaturas causan la muerte de los organismos patógenos (Salmonella y E. coli, principalmente). Esta fase dura entre uno y dos meses.

Fase de maduración

Es la fase final. Pasados unos cuatro meses desde el inicio de la aportación de restos orgánicos al compostador (o pila), la materia orgánica de su interior se enfría ya que ya no quedan restos orgánicos que puedan seguir descomponiéndose y las bacterias y hongos paran su actividad. La bajada de la temperatura permite la llegada al compostador de otros organismos, tales como lombrices e insectos, que se encargan de completar la descomposición para obtener el producto final: el compost. Este compost presentará un aspecto granuloso, color marrón y un olor característico a tierra vegetal.

Características de un buen compost

Las características del compost varían en función del material orgánico de partida y las condiciones del proceso de compostaje. Sin embargo, los compost de buena calidad presentan una serie de características comunes, entre las que se encuentran las siguientes:

  • Color negro, marrón.

  • No se aprecian restos de los residuos orgánicos de partida.

  • Textura fina y suelta.

  • Olor a bosque y a tierra.

  • pH neutro.

  • Temperatura ambiente.

Beneficios del compost para el medio

  • Cierre del ciclo de vida de la materia orgánica (economía circular), ya que transformamos los residuos en un recurso, el compost.
  • Ahorro, recuperación y reciclaje de recursos naturales (de aplicación en suelos deficitarios en materia orgánica).
  • Disminución de la cantidad de vertederos e incineradoras y, por consiguiente, de las sustancias tóxicas que se producen durante su funcionamiento.
  • Reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera.
  • Reducción de problemas de malos olores.
  • Eliminación de lixiviados.
  • Disminución de la contaminación acústica y visual.
  • Mayor fijación de carbono en el suelo.
  • Mejora de la calidad, de la estructura y de la fertilidad de nuestros suelos.
  • Reducción del uso de fertilizantes químicos en los cultivos.

Beneficios para la ciudadanía

  • Ahorro en la gestión y tratamiento de residuos.
  • Ahorro en la recogida urbana de residuos.
  • Ahorro en la compra de fertilizantes y abonos.
  • Educación ambiental y participación ciudadana.
  • Vía para la concienciación ambiental: permite el empoderamiento personal por la implicación de la ciudadanía en la resolución del problema ambiental ocasionado por los residuos, mediante la aplicación de un proceso natural como es el compostaje.

Beneficios para la agricultura

  • Mejora de la calidad de nuestros suelos.
  • Aumento de la materia orgánica disponible en los suelos.
  • Mejora de la actividad de los microorganismos que viven en nuestros suelos.
  • Ahorro en fertilizantes químicos.
  • Disminución de los costes de recogida y tratamiento de residuos orgánicos (residuos propios).
  • Ingresos por venta de compost

Beneficios para la jardinería

  • Mejora de la calidad de los suelos de nuestros jardines, al aumentar su contenido en materia orgánica gracias a la aplicación del compost.
  • Disminución de los costes de recogida y tratamiento de residuos orgánicos (residuos propios).
  • Mejora de las características de los suelos que presenten un elevado contenido de sales, y aumento de su capacidad de retención de nutrientes.
  • Mejora de la estabilidad de las plantaciones.
  • Mejora de la apariencia de las especies vegetales cultivadas.
  • Ingresos por venta de compost.

Problemas en un proceso de autocompostaje o compostaje comunitario: ¿cómo solucionarlos?

PROBLEMA CAUSA SOLUCIÓN
Material muy húmedo en el interior del compostador. Exceso de riego o de entrada de agua de lluvia. Voltear el material (con una horquilla o palo).
Material muy seco y que no disminuye de volumen. Ambiente muy seco. Regar el material del compostador de forma uniforme.
Aporte en exceso de materiales muy secos. Añadir materiales con un mayor contenido en agua, como por ejemplo, caldos y restos de frutas y hortalizas.
Abandono del compostador Regar el material del interior del compostador, añadir materiales frescos y voltear.
Olor a podrido. Falta de oxígeno y/o exceso de humedad. Voltear el material del interior del compostador y mezclarlo con materiales secos.
Olor a amoniaco. Aporte en exceso de material con un alto contenido en nitrógeno. Voltear el material del interior del compostador y mezclarlo con materiales secos.
Exceso de humedad.
La temperatura del compostador es baja. El nivel de llenado del compostador es bajo. Añadir más cantidad de restos de comida o del jardín hasta alcanzar las ⅔ partes del compostador.
La temperatura del compostador es baja y está húmedo Exceso de humedad. Voltear el material del interior del compostador y añadir materiales secos.
La temperatura del compostador es baja y está seco Falta de humedad. Regar el material y remover.

Muchas moscas alrededor del compostador.

Restos de comida a la vista, sin cubrir. Cubrir bien el material con restos secos o con tierra.
Exceso de humedad.
Se ven larvas blancas en el interior del compostador. Larvas de mosca común Reducir la humedad del material, removiéndolo en profundidad los días que no llueva.
Presencia de hormigas. Restos de comida todavía frescos. Voltear el material y añadir agua y materiales húmedos.
Poca humedad del material.
Presencia de ratones. Restos de comida todavía frescos. Retirar los restos de comida frescos, voltear y cubrir.
Presencia de caracoles y/o babosas. Elevada humedad del material o de la zona en la que está colocado el compostador. Voltear el material y añadir materiales secos.